fbpx

¿Vives en el extranjero y no vuelves a casa por Navidad?

Las Navidades suelen ser fiestas que generan emociones y sensaciones totalmente dispares: hay quien las vive con nostalgia añorando tiempos pasados o a personas que ya no están presentes, hay quien las vive con ilusión por los encuentros familiares y los acontecimientos que se dan en estas fechas, incluso hay quien las vive con estrés por la cantidad de obligaciones que nos caen encima: regalos, comidas, compromisos…

navidad_enladistancia

¿Cómo vives tú las fiestas?, ¿te ha tocado vivir las fiestas fuera de casa por trabajo o  ha sido por decisión propia?, ¿te entristece o te sientes liberado?

Lo más importante, en general, es procurar que tu sensación de bienestar y tus emociones no dependan exclusivamente del entorno o de las circunstancias que te rodean.

Aquí te dejo algunos consejillos que te ayudarán a encontrarle más sentido a estas fechas y a vivir estos días de una manera más positiva:

  1. Flexibiliza tu concepto de familia. Cuando vives en otro país, puede pasar que algunos amigos se conviertan en esa familia que “suple” a la que tienes lejos y no pueden cuidar de ti ni ayudarte presencialmente. Estos amigos son los que te ayudan con las mudanzas, los que te preguntan si necesitas algo cuando estás enfermo… La amistad puede ser entendida como la familia que nosotros escogemos. Decide pasar estos días con los amigos, compañeros de trabajo, o vecinos que consideres parte de tu familia. El concepto de familia va más allá de la familia biológica.
  1. Busca una manera de sentirte cerca de los tuyos. Si te pesa el no poder estar con tu familia o amigos a lo largo de estos días, busca la manera para poder sentirte cerca de ellos: conéctate a Skype, escribe cartas, mándales vídeos…
  1. Haz tuyas las fiestas. Piensa cómo serían tus Navidades ideales. Seguro que hay cosas de las costumbres de tu país que te gustan y otras que no. Haz lo posible para crear una Navidad a tu medida teniendo en cuenta qué significan estas fechas para ti realmente, alejándote del núcleo familiar y cultural.
  1. Sé creativo. Haz algo totalmente diferente: sal a comer fuera, móntate una sesión de cine continua, vete a explorar alguna zona del país en el que vives que no conoces… ¡Aprovecha los días libres!
  1. Adáptate a tu nuevo país y aprende de él. ¿Cuál es la tradición en el país que estás viviendo? Explora qué comidas, qué decoraciones, qué rituales se suelen hacer en tu localidad y prueba a integrarte en ellas. Si lo afrontas como alguien que viaja y aprende a partir de su inmersión cultural, puedes llevarte un buen recuerdo y enriquecerte personalmente.
2017-09-17T22:43:18+00:001 diciembre 2016|